Buscar este blog

sábado, 21 de mayo de 2011

Medidas anticrisis

Leo en El confidencial una propuesta de Luís Garicano:
“Los tresconsejos de un economista a los ‘indignados’: contrato único, fin de las viviendasvacías y educación global”

Vayamos por partes: dice Garicano que “El 40% de los jóvenes que entraron en el mercado de trabajo a los 20 años siguen, a los 40 años, con contratos temporales”. Tiene razón al decir que esto es demencial. Pero creo que los jóvenes también tienen que admitir su parte de culpa en esta situación. Me explico: se quejaba hace poco un auditor de una de las big four que en las entrevistas de trabajo que hacía a los jóvenes, muchos de ellos ponían limitaciones al horario. En concreto, uno de ellos le llegó a decir que más tarde de las 17 horas no podía salir porque “tenía gimnasio”. Y esto, también es demencial. Quizá sea fruto del poco espíritu de sacrificio que se ha inculcado a las nuevas generaciones.

Lo vemos habitualmente en las Universidades: muy pocos alumnos están dispuestos a encerrarse en sus casas tres meses antes de los exámenes para prepararse a conciencia. En nuestra complacencia, nos hemos adaptado a sus disponibilidades y, para que aprueben, hemos acortado la exigencia de conocimientos. Los exámenes que antes duraban 6 y 8 horas, ahora duran 2. Así les acomodamos el aprobado a su nivel de sacrificio y sólo tienen que estudiar tres días antes del examen.

Lo que ocurre en las Universidades es fiel reflejo de lo que sucede en la sociedad: a los jóvenes no se les exigen grandes esfuerzos. Pero tal y como está el país, creo que deberíamos sacrificarnos todos y dejar el gimnasio y otros menesteres para cuando se pueda.

En cuanto al fin de las viviendas vacías…. Pues dejarán de estarlo cuando se vendan. Y se venderán cuando la gente tenga dinero y credibilidad ante los bancos para comprarlas. Y arrestos para hacerlo, porque con la inseguridad laboral que hay, ¿quién se atreve a comprar hoy un piso si no tiene la seguridad de mantener su empleo?

El último consejo se refiere a “educación para competir en la economía global”, y dice Garicano que “Hace falta aprender idiomas, hace falta una universidad en la que los profesores enseñen e investiguen, en la que los estudiantes se formen”. Estoy totalmente de acuerdo en que hace falta aprender idiomas. No sé por qué extraño sortilegio a los españoles nos cuesta tanto aprender inglés. Pero menos aún entiendo por qué a los jóvenes les cuesta tanto aprender español.

Es lamentable que a la Universidad lleguen tantísimos alumnos con faltas garrafales de ortografía. Estoy harta de decir en clase que “los acentos son como El Sur de Mario Benedetti, también existen”. Lo malo es que la Universidad no filtra y salen igual que entran. Absolutamente lamentable. Pero como tampoco les exigimos…

No sé qué les enseñan en el colegio, ni cuánto tiempo les destinan a la enseñanza. Quizá deberían hacer menos excursiones y jornadas y, el que tenga que repetir, que repita hasta que esté en condiciones de pasar al curso siguiente. Se aprueba con esfuerzo. Los regalos, en Reyes.

Respecto a lo que les enseñamos en la Universidad, pues reconozco que tiene razón Garicano. Personalmente, me gustaría enseñar menos modelos teóricos y más negociación bancaria, por ejemplo. Creo que la Universidad tiene, a veces, un ombligo muy gordo y debería atender más a los requerimientos reales de la sociedad. No sigo porque estoy siendo políticamente incorrecta así que, de la investigación, ni hablo.

Después de estos consejos propuestos por Garicano, yo añadiría uno más dirigido al Gobierno: que no invite tanto y concentre el destino del dinero público en crear empleo (hospitales, colegios, carreteras…) y en pagar lo que debe a sus acreedores. No tiene sentido que se apruebe (modifique) una Ley de Morosidad y que la Administración sea la primera en torearla.

La creación de empleo favorecerá el consumo y la inversión. Y ayudará a salir de la crisis, que falta nos hace.
Elisabeth Bustos Contell.

(Nota: Agradecemos profundamente a Elisabeth Bustos su colaboración. Gregorio Labatut Serer)




,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ADEIT OFRECE FINANCIACIÓN PARA LA REALIZACIÓN DE POSTGRADOS.


La disponibilidad económica no debe ser un obstáculo para acceder a la formación de postgrado. Con este objetivo, la Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València ha llegado a un acuerdo con diferentes entidades bancarias para facilitar la realización de másteres y diplomas propios de la Universitat y que son gestionados desde ADEIT.