Buscar este blog

sábado, 7 de diciembre de 2013

Tratamiento contable de la dación en pago.


El concepto de “dación en pago” es algo que lamentablemente está en los medios de comunicación como consecuencia de que los deudores no pueden hacer frente a sus deudas, y cuando éstas están garantizadas con hipoteca sobre bienes, se ejecutan y se produce la pérdida del bien (normalmente inmobiliario) por parte del deudor pasado a manos del acreedor.

El artículo 1175 del Código Civil, establece que  El deudor puede ceder sus bienes a los acreedores en pago de sus deudas. Esta cesión, salvo pacto en contrario, sólo libera a aquél de responsabilidad por el importe líquido de los bienes cedidos. Los convenios que sobre el efecto de la cesión se celebren entre el deudor y sus acreedores se ajustarán a las disposiciones del título XVII de este libro y a lo que establece la Ley de Enjuiciamiento Civil”.

Por lo que, salvo pacto en contrario, la deuda se extingue pero solamente con referencia al valor liquido de los bienes entregados, siendo este un gran problema en los momentos actuales de muchas familias que ven como pierden su vivienda y su deuda con el banco no queda saldada, por la disminución en el valor líquido de los inmuebles.

Con independencia de este grave problema, que intenta ser solucionado con las entidades de crédito en los momentos actuales, nosotros nos vamos a detener en el aspecto contable de esta operación.

A este respecto, la resolución de 1 de marzo de 2013, del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, por la que se dictan normas de registro y valoración del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias, indica lo siguiente:


1. Los bienes del inmovilizado cedidos en ejecución de una garantía o la dación en pago o para pago de una deuda se darán de baja por su valor en libros, circunstancia que originará la cancelación total o parcial, según proceda, del correspondiente pasivo financiero y, en su caso, el reconocimiento de un resultado.

2. A tal efecto, la diferencia entre el valor razonable del inmovilizado y su valor en libros se calificará como un resultado de la explotación, y la diferencia entre el valor del pasivo que se cancela y el valor razonable del bien como un resultado financiero.
Además añadir que la consulta número 2 del BOICAC número 94/junio 2013, sigue el mismo tratamiento, pero indicando además que en el caso de que los activos sobre los que versa la consulta formasen parte del inmovilizado material o de las inversiones inmobiliarias, los ingresos obtenidos no se mostrarían en la cifra de negocios, sino como un resultado procedente de la baja del inmovilizado.
En cambio, en el caso de que los inmuebles que se transmiten formasen parte de las existencias de la empresa, al aplicarse por analogía el citado criterio, la empresa debería contabilizar en el importe neto de la cifra de negocios el valor razonable de los activos que se dan de baja.
Veamos un caso práctico:

Una sociedad que tiene unos inmuebles por un valor contable de 700.000 euros, se han adjudicado a la entidad de crédito que tenía una hipoteca sobre ellos, en concreto se trataba de las deudas a largo plazo con entidades financieras. Se le ha asignado un valor  razonable de 600.000 euros y se ha efectuado una dación en pago de la deuda que ascendía a 800.000 euros, IVA 21 % (inversión del sujeto pasivo).

SOLUCIÓN:

Con respecto al IVA de la operación, se produce la renuncia a la exención del IVA e inversión del sujeto pasivo. Art. 84.2 TRLIS.

Las entregas efectuadas en ejecución de la garantía constituida sobre bienes inmuebles, entendiéndose, asimismo, que se ejecutará la garantía cuando se transmite el inmueble a cambio de la exención total o parcial de la deuda garantizada o de la obligación de extinguir la referida deuda por el adquirente….”.

 
 
Contablemente, se producen dos resultados, que deben ser captados por la contabilidad:

1.      Resultado de explotación: Diferencia entre el valor contable de los inmuebles (700.000 euros) menos  el valor razonable de dichos bienes (600.000 euros). Pérdida por 100.000 euros.

2.      Resultado financiero: Diferencia entre el valor de la deuda contraída (800.000 euros) y el valor razonable del bien entregado a cambio de la deuda (600.000 euros). Positivo en 200.000 euros.

800.000 Deudas con ent.de crédito    
100.000 (65xx) Resultados de explotación (21x) Inmovilizado 700.000
  700.000 - 600.000 (66x) Resultado financiero 200.000
    800.000 - 600.000  

 
También puede verse un caso práctico siguiendo lo indicado en la consulta núm.2 del BOICAC núm. 94 de junio de 2013, pinchando aquí.

Un saludo para todos los amables lectores.

Espero que haya sido útil.

Gregorio Labatut Serer

Director de los siguientes diplomas On Line con título propio de la Universidad de Valencia:

- Diploma en Auditoría de Cuentas. 3ª Edición. E-Learnig. Título propio de la universidad de Valencia. Homologado por el ICAC para el primer examen de acceso al ROAC.



Diploma de Especialización profesional Universitario en Experto Contable 5ª Edición. E-Learning. Título propio de la Universidad de Valencia. Homologado por el ICAC para el primer examen de acceso al ROAC. http://postgrado.adeit-uv.es/experto-contable


- 
Diploma de Especialización profesional Universitario en Gestión Financiera y Contable de la Pyme. 11ª Edición. E-Learnig. Título propio de la Universidad de Valencia. Abierto plazo de preinscripción curso 2013/2014:


,

10 comentarios:

  1. Buenas tardes Gregorio,

    Tengo una duda sobre el la venta o traspaso de los activos para la cancelación de una deuda hipotecaria.

    El ejercicio de la consulta del ICAC expuesto esta realizado en la óptica de la persona que tienen la deuda y el activo.

    La pregunta que tengo es que registros contables tiene de realizar la persona que adquiere el activo y cancela el crédito es decir ( los bancos o entidades financieras que concedieron el préstamo)

    Son los mismos pero al revés? o son otros?

    Atentamente.

    Antonio Cardona.

    ResponderEliminar
  2. Hola Antoni:
    No me lo había planteado, pero así a "bote pronto", yo te diría que el banco tiene un crédito (siguiendo nuestro ejemplo) por 800.000 euros, y lo cobra (en especie) recibiendo el inmueble, que en mi opinión se debe valorar a su valor de mercado (valor razonable) 600.000 euros, con lo que registra una pérdida por la diferencia.
    Un saludo.
    Gregorio

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Gregorio, tenia esta duda porque en el trabajo auditamos secciones de credito y han realizado este tipo de operaciones.

    Atentamente.

    ResponderEliminar
  4. Hola Gregorio,

    estoy llevando la inspección de un cliente, respecto del IS del ejercicio 2012, en el que se hizo una dación de una serie de bienes para el pago de una deuda que tenía la sociedad, y la Administración plantea el problema del tratamiento contable de la baja de activos con el objetivo de cancelar una deuda garantizada basándose en la Resolución de 1/03/2013 del ICAC que explica en este post, y hace una comprobación de valores que perjudica enormemente a mi cliente.

    La pregunta es, puede la Administración basarse en esa resolución del 2013, cuando el ejercicio inspeccionado es el 2012? Eso sería a mi entender, aplicar esos criterios con carácter retroactivo..yo lógicamente entiendo que no, pero me gustaría saber que tratamiento contable se le daba a este problema antes de que el ICAC lo resolviese en 2013, para alegar eso en el correspondiente recurso.

    Espero su respuesta. Gracias

    ResponderEliminar
  5. Hola Virginia:
    Efectivamente, pienso que las normas no pueden aplicarse con efecto retroactivo. Pero aquí la cuestión está en como debería haberse reflejado esta operación si la consulta del ICAC no existiese.
    Y la verdad, lamento decirle, que desde el punto de vista contable no difiere mucho de la solución aportada por el ICAC.
    Dicho de otro modo, el ICAC lo único que hace en la consulta es dar la opinión de como debe registrarse atendiendo al marco conceptual de la contabilidad y demás normas contable y mercantiles (PGC, Ley sociedades de capital, código de comercio, etc.)
    Ciertamente, si el caso fuera el del ejemplo que pongo en el post, y supongamos que tenemos un activo reconocido en contabilidad por 700.000 y unas deudas pendientes por 800.000 y se produce la cancelación por dación en pago, contablemente deben darse de baja, tanto el activo como el pasivo, aflorando un beneficio de 100.000 que debe ser objeto de tributación. La solución del ICAC es aflorar un beneficio y a su vez una pérdida, pero como podrá comprobar el efecto neto es el que yo le he indicado.
    Y es todo lo que puedo decirle con los datos que tengo.
    Un saludo cordial y espero que le pueda servir.
    Gregorio

    ResponderEliminar
  6. Hola Sr. Labatut,
    En el caso de una dación de pago por un inmovilizado de transporte, lo cual haya surgido una diferencia en la totalidad, es recomendable registrar esta diferencia en la cuenta de ingresos extraordinarios (778) como diferencia en la negociación? o habría una segunda opción.

    ResponderEliminar
  7. Hola Indiana:
    Lo que preguntas esta en el articulo, hay un caso práctico con respecto a eso.
    Un saludo.
    Gregorio

    ResponderEliminar
  8. Buenas tardes Gregorio. Siguiendo con la cuestión de Antoni Cardona, yo creo que la empresa que recibe el bien debe valorarlo al coste de los créditos que se están compensando y no al valor de mercado de los inmuebles. No he visto que en la Resolución de 1 de marzo de 2013 de las normas de registro y valoración del inmovilizado material comenten nada al respecto desde el punto de vista del que recibe el inmovilizado, sin embargo si me baso en la Consulta número 5 del BOICAC número 75/SEPTIEMBRE DE 2008 en la cual se indica "Se valorarán por el importe por el que figure en cuentas el crédito correspondiente al bien recibido, más todos aquellos gastos que se ocasionen como consecuencia de esta operación, o al precio de mercado si éste fuese menor." entiendo que no debería aflorar beneficio alguna la operación.

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo contigo Manuel, pero en el caso que expuso Antoni Caradona, no hay plusvalía sino minusvalía y ésta si debe registrarse, pues recuerda que el valor del crédito era de 800.00 eurso y el del inmueble recibido 600.000, en este caso se debe registrar la pérdida. Y eso es lo que está ocurriendo actualmente con las ejecuciones de las hipotecas.
    Muchas gracias por la aportación
    Un saludo
    Gregorio

    ResponderEliminar

ADEIT OFRECE FINANCIACIÓN PARA LA REALIZACIÓN DE POSTGRADOS.


La disponibilidad económica no debe ser un obstáculo para acceder a la formación de postgrado. Con este objetivo, la Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València ha llegado a un acuerdo con diferentes entidades bancarias para facilitar la realización de másteres y diplomas propios de la Universitat y que son gestionados desde ADEIT.