Buscar este blog

jueves, 27 de enero de 2011

¿Responden las nuevas titulaciones (grado en Administración de empresas y grado en contabilidad y finanzas) a las demandas de las empresas?.

Como es sabido este curso es el primero en el que se aplican los nuevos planes de estudio adaptados y armonizándolos a los criterios de Bolonia.

Se ha empezado este año por el primer curso, por lo que los nuevos estudios universitarios de cuatro años denominados grados han empezado su andadura.
Los grados relacionados con la empresa y le economía son, principalmente, los siguientes:

- Graduado en Economía.

- Graduado en Administración de empresas. (antiguo ADE)

- Graduado en Finanzas y Contabilidad.

He dicho principalmente, porque los títulos no son los mismos en todas las Universidades, ni en nombre ni en contenido, por lo que es algo que no contribuye a la deseada armonización, pero bueno, es lo que hay.
En mi opinión con los planes anteriores estábamos armonizados en España, por lo memos en cuanto al título de los estudios, ahora ni tan sólo eso, pero bueno “vamos a Bolonia”
Ya vimos en un post anterior ¿Cumple la Universidad española los objetivos de formación que requieren las empresas? que la Universidad no cubre los objetivos de formación que reclaman las empresas, este estudio denominado “La Universidad y la empresa española 2010”, elaborado por la Fundación CYD (Conocimiento y Desarrollo), se realizó sobre las titulaciones existentes hasta ahora que son las licenciaturas y diplomaturas, y no sobre los nuevos grados.
Después de estas conclusiones del estudio, y ante la reforma de los títulos universitarios, la siguiente pregunta podría ser, si con las nuevas titulaciones (grados) se han tenido en cuenta estas deficiencias, y la Universidad ha logrado acercarse un poco más a la empresa, y la empresa a la Universidad, que sería lo deseable.
Pues bien, me encuentro con un trabajo de mi compañero el profesor José Luis Arquero que dirige un grupo de investigación de la Universidad de Sevilla, al cual mando mi felicitación por el mismo y fuerte abrazo desde esta aquí, en el cual, se ha analizado las fortalezas y debilidades de la práctica del sistema educativo implantado en el grado de administración de empresas, y en el nuevo grado de finanzas y contabilidad, a través del Proyecto de Excelencia Estudiantes.

Sus resultados pueden verse en Europapres.es. En el trabajo se indica que la investigación parte de la premisa de que "el título académico es condición necesaria pero no suficiente para ejercer una profesión". Para ello, analizan qué formación real se requiere para ejercer como contable o responsable de finanzas en una empresa, qué materias son fundamentales, o cuáles son las preconcepciones y motivaciones de los alumnos que escogen esta disciplina sobre lo que serán sus tareas cuando trabajen
Entre sus conclusiones, podemos destacar que el profesor Arquero asegura que "ahora mismo los alumnos que están entrando en Finanzas y Contabilidad no tienen muy claro cuáles son las potencialidades ni los requisitos de exigencia de la titulación. Ni son capaces de diferenciar demasiado bien entre los distintos títulos del área de Economía y Empresa".
En definitiva, los alumnos que se matriculan en el grado de Finanzas y Contabilidad no tienen claro en que titulación se matriculan y cuál va a ser su futura función en las empresas. Yo me pregunto, ¿falta información entre los estudiantes sobre el contenido de las titulaciones?, soy consciente de que las Universidades han hecho un gran esfuerzo para dar a conocer las nuevas titulaciones y las funciones que éstas tienen en la sociedad, ¿se ha conseguido este objetivo?. Aunque parece ser que por el titulo del grado “Finanzas y contabilidad”, podría arrojar pistas sobre los contenidos de la carrera y su futura función en la empresa. No se, quizá el título de “corte y confección” tampoco arroje ninguna luz sobre las competencias, destrezas y habilidades a adquirir con el mismo.
Finalmente, respecto a las capacidades que son necesarias para desarrollar la función de los futuros profesionales en la empresa, se afirma que "hay una imagen errónea del mundo de la empresa y del papel del administrador o el responsable de finanzas.
Todo esto se produce porque "……., en España, la profesión contable no se considera una profesión de prestigio, muy al contrario que en países como Estados Unidos o el Reino Unido y que se tiende a confundir las tareas de un tenedor de libros con las de un experto en sistemas contables; cuando no tiene nada que ver. Como consecuencia, bastantes alumnos entran sin que sea su primera opción", añade el profesor Arquero en su estudio que, tras recordar que esta situación lleva "a una baja motivación e interés y por tanto un rendimiento académico bajo".
En mi opinión sigue existiendo en la sociedad una opinión sobre la profesión del contable como hombre gris y aburrido, al igual que la actividad que desempeña. Nada más lejos de la realidad, parece que no hemos sabido trasmitir que la contabilidad no es tan solo pasar y pasar aburridos apuntes a los libros, sino también interpretar los documentos contables y las Cuentas Anuales, determinar cuales son las situación financiera y económica de la empresa a través de la lectura de la información proporcionada por la empresa, y esto es una labor no desprovista de habilidades y de conocimientos profundos sobre lo que hay en la puerta de atrás de los documentos contables, esto es, como se “cuece” la información contable en la “sala de máquinas”.
En el estudio también se indica que los alumnos piensas que van a trabajar prácticamente sin contacto con nadie". Sin embargo, también pone de manifiesto, que "Las empresas están buscando personas con capacidad de comunicación oral y escrita, con facilidad para trabajar en grupo y para resolver problemas; con tolerancia a la ambigüedad y con formación en tecnologías de la información e idiomas".
La pregunta es, ¿dará respuesta los nuevos títulos (graduados) a las necesidades del mundo profesional?. Se ha hecho un gran esfuerzo en su implantación y en su adecuación al mundo empresarial, esperemos que en este caso nos ofrezca resultados satisfactorios.
Un cordial saludo a todos.
Gregorio Labatut Serer


-

,

2 comentarios:

  1. Soy un antiguo estudiante de Ciencias Empresariales, Diplomado primero, y Licenciado tras haber realizado el Segundo Ciclo.

    La sensación al acabar la Carrera fue que efectivamente no sabía "casi nada". Quizá era un buen comienzo, pues me situaba realmente en la posición que merecía y me señalaba el camino que debía seguir, aprender, nunca dejar de aprender. Mis principales problemas de estudiante (aparte de mis propias carencias) habían sido la falta de especialización, una formación extensa con mucho contenido conceptual y sobre todo poco aplicada a la práctica.

    No sé si el Plan Bolonia lo soluciona, quizá la intención sea buena (para todo hace falta dinero, bien aún más escaso en estos tiempos), ya se verá; pero creo que todos los estudiantes deberían pasar un periodo de aprendizaje sumamente práctico, en contacto con las empresas, con los puestos de trabajo que en un futuro puedan desarrollar. Quizá sea utópico...

    Por otra parte, como en otras muchas Carreras Universitarias, el titulado acaba trabajando en puestos que bien por la propia necesidad de trabajar, bien porque el mercado es lo que demanda, no cumplen con las expectativas de un titulado. Ni el sueldo es atractivo, ni tampoco se reconoce su trabajo. Aún más, hay una competencia con los estudiantes de Formación Profesional, que en muchos aspectos están mejor preparados para ese tipo de trabajo.

    Si realmente un nuevo graduado obtiene esa formación de calidad y la empresa lo espera para que la desarrolle, lo que siento es envidia...yo hubiera querido ser uno de ellos.

    Francisco P.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu participación en el blog Fran, todas las opiniones son bien recibidas y nos ayudan mucho a todos.
    Efectivamente los planes de estudio se caracterizan por unos contenidos teoricos que después dificilmente se aplican en la calle, pero yo creo que a pesar de todo "todo grano hace parede", y va creando un "poso" que a la larga nos adquiere una formación que puede ser válida, pero efectivamente, es necesario, y coincido contigo, unos contenidos más prácticos en las titulaciones. No estoy muy seguro que se vaya a conseguir con el tema de Bolonia.
    Un saludo coridal
    Gregorio Labatut

    ResponderEliminar

ADEIT OFRECE FINANCIACIÓN PARA LA REALIZACIÓN DE POSTGRADOS.


La disponibilidad económica no debe ser un obstáculo para acceder a la formación de postgrado. Con este objetivo, la Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València ha llegado a un acuerdo con diferentes entidades bancarias para facilitar la realización de másteres y diplomas propios de la Universitat y que son gestionados desde ADEIT.