Buscar este blog

lunes, 17 de junio de 2013

¿Son fiables los registros informáticos de Hacienda?

Yo pensaba que sí, y que los registros informáticos de Hacienda tenían una fiabilidad máxima. Vamos, yo pensaba que lo que “Hacienda dice va a misa” y no hay más que hablar.
Pero parece ser que no está tan claro, dos noticias recientes me hacen dudar mucho sobre la fiabilidad de los registros de Hacienda.
Vamos a desarrollar estas dos noticias.
La primera se trata de que “Más de 400.000 personas han llegado a beneficiarse de un sueldo procedente de alguno de los niveles del sector público sin que figuren en el registro oficial que maneja el Ministerio de Hacienda”. Seguimos leyendo y parece ser que se trata de “…..todos los altos cargos (cuyo nombramiento siempre obedece sobre todo a razones políticas), el personal que trabaja para las numerosas empresas públicas que tanto las comunidades autónomas como las entidades locales han creado en los últimos años”.
La noticia, va más allá y dice que “Estos organismos constituyen la parte más oscura de la Administración, en la medida en que la ley permite que sus gastos queden fuera del cómputo oficial del déficit, como la Comisión Europea viene denunciando desde el año 2007, y además a la hora de conformar su plantilla, por lo general, no recurren a funcionarios de carrera(sólo el 1,5 por ciento de su plantilla tiene esa categoría) y no siempre están claros cuáles son los criterios de selección”.
En definitiva que los altos cargos políticos, y supongo yo que también los asesores de los asesores, de los asesores quedan fuera del control de la Administración, y como se dice en la noticia “… es la parte más oscura de la Administración”. ¿Dónde está la trasparencia tan debatida en los últimos tiempos? Otra vez, tenemos que topar con “cuestiones de los políticos”, ¿Cuándo, de una vez por todas, vamos a saber el coste para el país de toda la clase política?, ¿Cuándo se acabará este oscurantismo?
La segunda noticia, dice algo así, y cito textualmente: “En un auto, el magistrado ha pedido examinar directamente los datos del informe que presentó Hacienda sobre los bienes y cuentas de la hija del Rey. Y ello, pese a que Hacienda ha hecho saber de manera informal al magistrado que se trata de un error en el informe remitido al juzgado, según fuentes del Gobierno. Dicho error procedería de la información suministrada por los notarios y esta ha acabado reproducida en la documentación sobre las ventas atribuidas a la Infanta que se recogió en el informe en poder del juez. Fuentes gubernamentales consideran que el fallo se produjo al rellenar incorrectamente la casilla del DNI (el de doña Cristina, como el del resto de la Familia Real, es de solo dos dígitos) en la comunicación de las operaciones en los formularios de registradores y notarios. El Ministerio de Hacienda, no obstante, ni confirma ni desmiente de manera oficial que se trate de un error o no”.
Al parecer se le había atribuido a la infanta la venta de varias “……..fincas y tierras que poseía en las provincias de Alicante, Ciudad Real y Barcelona, poco después de sustanciarse la compra por 5,8 millones de euros de su domicilio en el barrio de Pedralbes de la Ciudad Condal. El dossier enviado al juez Castro refleja que doña Cristina enajenó 13 pisos, casas y tierras por un valor de 1,43 millones de euros. El mismo informe señala que, de la información aportada por notarios y registradores, no se deduce la existencia de transmisiones en el periodo 2002 a 2004 y tampoco desde 2007 a 2012”.
Ahora nos dicen que esto es falso, que se trata de un error. Yo me pregunto, ¿tan común es el nombre de la infanta para que se pueda cometer este error? Lo entendería si se apellidase Martínez o Pérez, pero, con el nombre que tiene la infanta (Cristina Federica Victoria Antonia de la Santísima Trinidad de Borbón y Grecia), ¿cómo se le pueden atribuir todas estas fincas si no son de ella? ¿Cuántas personas hay con ese nombre en España?
Por otro lado leo en Lasprovincias.com, lo sigueinte: El juez ".....Castro sospecha que el extraño NIF de Cristina de Borbón (no lo reproduzco, pero está en el articulo de Lasprovincias) puede ser el origen de todo este galimatias". Para mí eso es imposible, porque el NIF de la infanta no es nada común, por lo tanto, es casi imposible confundirse y asignarle por error su NIF a otra persona, es prácticamente imposible. Entonces, aún lo comprendo menos. No lo puedo entender. Es inexplicable para cualquier persona de a píe, pero alguien con responsabilidad debería explicar todo este entuerto.
Sin embargo, el responsable de Hacienda," Montoro asegura desconocer el informe de la AEAT sobre laInfanta" (antenadigital). Sigo leyendo: "El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha asegurado que no conoce el informe elaborado por la Agencia Tributaria (AEAT) sobre la infanta Cristina en relación con el 'caso Noos', en el que se alude a la venta de una propiedades inmobiliarias entre 2005 y 2006, que la hija del Rey ha negado través de la Casa Real".
Pues, ¿entérese Sr. Montoro de lo que sucede en el departamento que Vd. dirige¡, ¡enterese o dimita¡. Pero lo que no puede decir, es que yo no se nada. Entérese y nos lo explica después a todos. Ahora bien, si nos van a explicar esto, igual que la portavoz del PP explico lo de las "remuneraciones en diferido del Sr. Barcenas", vamos bien.
La verdad, es que creo que me estoy trastornado un poco, o…… ¿los que se están trastornado son los demás?
Un saludo cordial para todos los amables lectores.
Gregorio Labatut Serer

Recomiendo el video de Iñaki Gabilondo. Ver pinchando aquí.


,

1 comentario:

  1. Tranquilo, no eres tu, son ellos. Y nos están transtornado a todos. Hacienda se ceba con expedientes dignos de Kafka en los pequeños empresarios y mientras...
    Y encima tienen las narices de acusar públicamente a los contribuyentes.

    ResponderEliminar

ADEIT OFRECE FINANCIACIÓN PARA LA REALIZACIÓN DE POSTGRADOS.


La disponibilidad económica no debe ser un obstáculo para acceder a la formación de postgrado. Con este objetivo, la Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València ha llegado a un acuerdo con diferentes entidades bancarias para facilitar la realización de másteres y diplomas propios de la Universitat y que son gestionados desde ADEIT.