Buscar este blog

domingo, 16 de junio de 2013

El ICAC ejerce su labor de supervisor público.

Con la nueva Ley de Auditoría (Real Decreto Legislativo 1/2011, de 1 de julio), se otorga al ICAC la responsabilidad de supervisión de los auditores y de las sociedades de auditoría.
En este sentido, el art. 27 indica que “todos los auditores de cuentas y sociedades de auditoría inscritos en el ROAC están sometidos a las actuaciones de control de su actividad de acuerdo con los criterios del plan de control de la actividad de auditoría de cuentas…”. De este modo,  quedan sometidos al sistema de supervisión pública, objetivo e independiente.

Esta supervisión se realizará, antes, durante y después de la realización de una auditoría. Pues bien, podemos leer en Expansión.com que“Economía expedienta a Deloitte por el 'Caso Bankia'”. A continuación se dice: “El ICAC, organismo dependiente del Ministerio de Economía que se encarga de la supervisión de las auditoras, decidió abrir un expediente sancionador a la firma presidida por Fernando Ruiz, que auditó a Bankia hasta 2012”.
Se trata del ejercicio por parte del ICAC de su labor de supervisión después de una auditoría. Parece ser que esta supervisión se está realzando por la auditoría realizada cuando se produjo la salida a bolsa en 2011 de Bankia, pues podemos leer en el mismo artículo: “Fuentes conocedoras del proceso confirmaron a EXPANSIÓN que el Instituto de Contabilidad y Auditoría de cuentas (ICAC) tomó esta decisión al sospechar la existencia de irregularidades técnicas en el trabajo del revisor de cuentas de la entidad, durante el proceso de salida a bolsa, en julio de 2011”.
“El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha anunciado que el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) está analizando las auditorías hechas en las entidades nacionalizadas “para ver si se han ajustado a la buena práctica contable”.
Aunque después se matiza diciendo: “Posteriormente, y en declaraciones a los periodistas en los pasillos de la Cámara alta, el ministro ha explicado que lo que el ICAC está llevando a cabo “en el ejercicio de sus competencias” son “inspecciones técnicas” de las auditorías realizadas”.
En definitiva, que no es nada nuevo, se trata del ejercicio de las competencias inherentes al ICAC de supervisión pública de las auditorías.
Pero volviendo a Expansión.com, seguimos leyendo: “El expediente abierto por el ICAC se centra en las cuentas de Bankia correspondientes a los dos primeros trimestres de 2011. Ana María Martínez-Pina, presidenta del supervisor de auditoras, explicó previamente en un escrito remitido a la Audiencia Nacional que el organismo abriría un expediente en el momento en que, "de las actuaciones realizadas, se deduzcan indicios de la comisión de alguna de las infracciones tipificadas en el texto refundido de la Ley de Auditoría de Cuentas".
¿Cómo es posible que se aprobara la fusión, la salida a bolsa, de una entidad que un año después tiene una pérdidas de 20.000 millones de euros?
¿Cómo se explica eso?
¿Qué sucede con toda las personas, que de buena fe, invirtieron en el proyecto y han perdido su dinero?, ¿y con los poseedores de preferentes y subordinadas, que también lo han perdido?
Podemos leer en cincodias.com: “Hay responsabilidades civiles que los tribunales están marcando, hay responsabilidades penales, pero faltan responsabilidades políticas de los supervisores”, ha dicho Iglesias, que ha añadido que mientras los bancos colocaban a sus clientes participaciones preferentes y deuda subordinada “el Banco de España miraba para otra parte” y la CNMV no actuó hasta que llegaron las denuncias.”
Hace poco más o menos un mes, a los obligacionistas poseedores de obligaciones subordinadas de Bankia se les obligó a convertir sus obligaciones en acciones. Ojo eran obligacionistas subordinadas, no eran obligacionistas convertibles. Pues bien, a pesar de todo esto, se les obligó a convertir con una quita del 10 %, pero lo más indigno del asunto es que la conversión se realizó a 1,35 la acción, y cuando se les permitió vender las acciones, cuatro días después (antes no pudieron) cotizaban a 0,75 euros la acción. ¿No es eso un robo?
Recomiendo leer mi post: ¿en qué juzgado se ha depositado elconcurso de acreedores de Bankia? Nadie me responde a esa cuestión.
¿Cómo se puede quebrar de esta manera el principio de seguridad jurídica?
¿Estamos ante uno de los fraudes más grandes de la historia reciente?
Un saludo para todos y buen fin de semana.
Gregorio Labatut Serer
,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ADEIT OFRECE FINANCIACIÓN PARA LA REALIZACIÓN DE POSTGRADOS.


La disponibilidad económica no debe ser un obstáculo para acceder a la formación de postgrado. Con este objetivo, la Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València ha llegado a un acuerdo con diferentes entidades bancarias para facilitar la realización de másteres y diplomas propios de la Universitat y que son gestionados desde ADEIT.