Buscar este blog

lunes, 28 de abril de 2014

Las prebendas de la banca: Segunda Parte. La sangría de la banca en las cuentas públicas desborda todas las previsiones.


He escrito varios pots sobre estos temas, podemos ver:






Son muchos y, aunque el tema es conocido, sigue sorprendiéndome, y por ello digno de mención una vez más. Se trata del registro en el activo de los llamados “Activos por impuestos diferidos” (Deferred Tax Asset DTA). Para el resto de las empresas (quiere decirse para el resto de las empresas que no sean banca, claro), se registra  con mucha prudencia, por el motivo de que se tratan de activos de los cuales no debe caber duda sobre su recuperabilidad en el futuro, y esta recuperabilidad pasa porque la entidad tenga beneficios suficientes para poder compensar estos créditos fiscales. Sin embargo para la banca esto no es así.

Según el Plan General de Contabilidad, esta operación puede ser registrada, pues se trata del reconocimiento de un activo por “derecho de compensación de impuestos futuros”, cuestión que se puede producir durante los próximos 18 años según la normativa fiscal. Se trata pues de un derecho (concepto de activo). Pero, como no se trata de un derecho de devolución, sino de compensación de impuestos futuros, para que pueda ser registrado es necesario que sea probable que la empresa pueda obtener beneficios en el futuro suficientes como para realizar la compensación. Tiene que existir evidencia sobre este aspecto, porque en caso contrario la norma contable dice claramente que no se registrarán estos activos, y se informará de ello en la Memoria.

Pues bien, para la banca no sucede esto. “Hay que darles de comer a parte”, no solo no sucede esto, sino que el Gobierno ha avalado estos créditos, dicho de otro modo, si la banca no puede compensarlos, se les devuelve el dinero. Esto sucedió mediante la aprobación de un Real Decreto en Diciembre del año pasado, y se presumía que ese aval estaría en torno a los 30.000 millones de euros, pero podemos leer en ElPais.com: “La banca salva 40.000 millones en capital gracias a un decreto del Gobierno”. Los activosfiscales avalados por el Estado desbordan las previsiones de Guindos. La cifrafinal superará incluso a la inyección realizada con el rescate europeo.

¿Qué les parece a Vds.?, encima el Sr. Ministro nos dice: “Aquí no hay ningún tipo de transferencia, ningún tipo de inyección de capital, ni ningún tipo de préstamo a la banca; es decir, es únicamente una consideración estrictamente contable”, dijo Guindos… “……ahora lo que se produce es una especie de aval o garantía, cuyo impacto económico dependerá de lo que pase a lo largo de los próximos 18 años. Solo si una entidad no puede aprovechar esos créditos fiscales para ahorrarse impuestos en un plazo de 18 años, o si llega a liquidarse, a incurrir en situación de insolvencia, o a presentar pérdidas contables, los activos fiscales diferidos se convertirían en un crédito directo contra Hacienda”

¿Le parece poco al Sr. Ministro?, dice que es un mero apunte contable, pero que nos compromete a todos nosotros, compromete nuestro futuro y el de nuestros hijos. A este paso, pagarán nuestros bisnietos.


Las grandes beneficiadas de este aval son las de siempre: la banca nacionalizada (Bankia, Nova Caixa Galicia, etc.), pero también están el Santander, La Caixa, el Sabadell, el BBVA (4.373 millones). Ahora se han apuntado todos al carro. Y eso que todos tienen ya beneficios.

Lo más preocupante, es que “El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendó que a cambio de ese balón de oxígeno se impusiesen condiciones a los bancos como reforzar por sus propias vías el capital, reducir el dividendo o dar más créditos, pero el Gobierno ignoró ese consejo”.

Yo me pregunto, ¿por qué motivo?, ¿Qué pasa con la banca española?, ¿Qué especial interés tiene el Gobierno en ella?, ¿Qué pasa con todas las demás empresas españolas?, pues que van al concurso, a la quiebra, al cierre, y nadie les compensa por sus activos por impuestos diferidos, ni por nada. Mientras tanto sigue sin fluir el crédito a las empresas (que son las que producen), y no se reduce el dividendo de la banca.

Les deseo una feliz semana.

Gregorio Labatut Serer
,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ADEIT OFRECE FINANCIACIÓN PARA LA REALIZACIÓN DE POSTGRADOS.


La disponibilidad económica no debe ser un obstáculo para acceder a la formación de postgrado. Con este objetivo, la Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València ha llegado a un acuerdo con diferentes entidades bancarias para facilitar la realización de másteres y diplomas propios de la Universitat y que son gestionados desde ADEIT.