Buscar este blog

viernes, 11 de enero de 2013

El poder de la familia de Carlos Fabra


Carlos Fabra, ex presidente provincial del PP y de la Diputación de Castellón, no goza de buena fama.

Y todo porque le ha tocado la lotería un montón de veces (una de ellas, 2 millones de euros), o porque sus causas con la justicia siempre prescriben, o por su imputación junto a su ex mujer en el caso de los “cuños falsos”, o porque ha gestionado a su libre albedrío los fondos públicos haciendo obras faraónicas que no sirven absolutamente para nada (léase, por ejemplo, aeropuerto sin aviones de Castellón), o quizás, porque asombrosamente su novia llegó a ser vicepresidenta de la Diputación de Castellón.

Creo que la lista se podría aderezar abundantemente con más destarifos, pero para qué aburrir...

El segundo miembro de la familia Fabra metido a política es su hija, Andrea Fabra, diputada del PP por Castellón en Madrid. Seguro que recuerdan a Andrea por su desafortunada frase “¡Que se jodan!” cuando el Sr. Rajoy estaba anunciando los recortes. Una semana tardó Andrea en pedir disculpas, una semana. Pese a que su boquita le delatara el subconsciente, Andrea ni dimitió ni la cesaron. En este país  cabe todo.

Pero Andrea, en la línea del clan Fabra, acumula otros desatinos políticos. Según puede leerse http://www.lasprovincias.es/v/20130105/politica/cuatro-valencianos-entre-diputados-20130105.html, Andrea fue denunciada por la Asociación Democracia Real Ya (DRY), “acusada de los delitos de malversación de fondos públicos y apropiación indebida por cobrar del Congreso dietas destinadas al alojamiento a pesar de disponer de vivienda habitual en Madrid” (por cierto, Andrea vive en la urbanización más lujosa y cara de Madrid, la más). Tiene razón, Sra. Fabra, hay que jod… Pero Vd. no, desde luego. ¿Dónde está su honestidad, Sra. Fabra?

El último miembro de la familia en subirse al carro del “me lo llevo” ha sido Juan José Güemes, yerno de D. Carlos y marido de Andrea Fabra. Juan José ha sido Consejero de Sanidad en Madrid y en esta etapa adjudicó la gestión de los análisis clínicos de seis hospitales madrileños (junto con los 27 centros de salud anexos y residencias de ancianos) a la UTE BR Salud.

Juan José dimitió como Consejero de Sanidad, después de destacar su “profunda vocación de servicio público”. Por lo visto, esa misma vocación que le han inculcado su suegro y su esposa.

Según http://www.elmundo.es/elmundo/2010/03/18/madrid/1268913533.html, Juan José dimitió “por razones personales”. En ese momento pensé que su dimisión podría deberse a razones de salud, pero ahora entiendo que fueron otras tras leer “El yerno de Carlos Fabra se queda con servicios que privatizó como consejero de Sanidad en Madrid


Después de cesar voluntariamente de su cargo, Juan José pasó a formar parte del consejo de administración de Unilabs que, en la actualidad, ha comprado el 55% de la UTE BR Salud.

El día que dimitió, Juan José afirmó que "La política no es una profesión para toda la vida". ¿En qué estaría pensando cuando dijo tal frase?, ¿en que la política es una profesión hasta que pueda mangonear a mi antojo para arreglarme el porvenir? Porque si la operación de Unilabs no es un desvío de fondos (públicos), me da que se le parece mucho y si no es un alzamiento de bienes(públicos), me da que se le parece bastante.

Para esto quieren privatizar la sanidad. Y es que el dinero público da mucho de sí... Lo malo es que da para mucho pero no para muchos, sino para unos pocos. En concreto para una élite de advenedizos, trepas, embaucadores y desahogados metidos a políticos. Y no señalo a nadie en especial, porque son tantos que mi dedo no daría para todos.

Cada vez siento más rabia. Pero no por lo que nos hacen nuestros gobernantes, sino por permitir que nos lo hagan. Somos un país de tontos por consentir lo que consentimos. Pero de tontos esféricos: se nos mire por donde se nos mire, somos tontos.
 
Elisabeth Bustos

 

 
,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ADEIT OFRECE FINANCIACIÓN PARA LA REALIZACIÓN DE POSTGRADOS.


La disponibilidad económica no debe ser un obstáculo para acceder a la formación de postgrado. Con este objetivo, la Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València ha llegado a un acuerdo con diferentes entidades bancarias para facilitar la realización de másteres y diplomas propios de la Universitat y que son gestionados desde ADEIT.