Buscar este blog

domingo, 6 de enero de 2013

Obligación de constitución de un Órgano de Control Interno en materia de prevención del blanqueo de capitales.


Entre las obligaciones de los sujetos obligados (entre los que se encuentran los asesores fiscales, contables externos y auditores de cuentas) se encuentra el de establecer un órgano adecuado de Control Interno en materia de prevención del blanqueo de capitales.
El cometido de este órgano de control interno será el de la correcta aplicación de las políticas y procedimientos a seguir en cuanto a la prevención del blanqueo de capitales.
Contará, en su caso, con representación de las distintas áreas de negocio del sujeto obligado (ejemplo: contabilidad, asesoría, auditoria, etc.),
Se reunirá, levantando acta expresa de los acuerdos adoptados, con la periodicidad que se determine en el manual de procedimiento de control interno, que se describirá posteriormente.
Tenemos que realizar algunas matizaciones con respecto a esta obligación de los sujetos obligados.
La primera matización que haremos, es que es posible organizarlo de dos modos distintos:
1.     Mediante un órgano centralizado de prevención de las profesiones colegiadas.
2.     Mediante un órgano de control interno en el seno de cada uno de los despachos.
La constitución de un órgano centralizado de prevención de las profesiones colegidas, debe realizarse a través de un colegio profesional, de tal modo que mediante Orden del Ministro de Economía y Hacienda podrá acordarse la constitución de órganos centralizados de prevención de las profesiones colegiadas sujetas a la presente Ley. De momento solamente se ha aprobado dichos órganos internos de profesiones colegiadas para los notarios y corredores de comercio.
Estos órganos centralizados de prevención tendrán por función la intensificación y canalización de la colaboración de las profesiones colegiadas con las autoridades judiciales, policiales y administrativas responsables de la prevención y represión del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo, sin perjuicio de la responsabilidad directa de los profesionales incorporados como sujetos obligados. Se nombrará un representante del órgano centralizado de prevención, que tendrá la condición de representante de los profesionales incorporados a efectos de la designación de un representante ante el SEPBLAC.
Los profesionales incorporados deberán facilitar al órgano centralizado de prevención toda la información que éste les requiera para el ejercicio de sus funciones.
Las comunicaciones al SEPBLAC se realizarán directamente por el sujeto obligado o a través del órgano centralizado.
En definitiva, se trata de que el Colegio profesional asuma la función de organizar para todo el colectivo la constitución de un órgano de control interno único para todos, con el fin de canalizar a través de él las relaciones con el SEPBLAC.

En el caso de los despachos profesionales de asesores fiscales, contables y auditores,  hasta el momento ningún colegio profesional ha tomado esta iniciativa, por lo que no se ha producido esta concentración en un órgano colegiado, y en consecuencia es necesario que se nombre en el seno de cada despacho un Órgano de control interno particular.

En cuanto a la constitución del Órgano de Control interno, reglamentariamente se podrán determinar las categorías de sujetos obligados para las que no resulte preceptiva la constitución de un órgano de control interno.
Actualmente, en ausencia de reglamento, sigue vigente el reglamento de la Ley anterior, y en el mismo se indica en el art. 11.2 del Reglamento de la Ley 19/1993, de 28 de diciembre, que “en el caso en que los sujetos obligados sean establecimientos o empresarios individuales cuyo número de empleados no sea superior a 25, el titular de la actividad desempeñará las funciones de órgano de control interno y de comunicación…”. En todos los demás casos será preceptiva la constitución del órgano de control interno de prevención.
Un saludo cordial para todos.
Gregorio Labatut Serer
,

4 comentarios:

  1. La verdad es que hoy en dia es un tema fundamental y hay que intentar estar siempre por delante de los infractores. Pero se me plantea un dilema. A veces sería conveniente controlar al controlador.
    Como sabes, yo he trabajado 6 años en Barclays, y este es un banco en donde la prevención de blanqueo se lleva a rajatabla en la red, incluso nos obligaban a realizar un curso al año sobre la materia, y luego mira...... toda la cúpula del Banco en Inglaterra, pringados hasta las trancas en irregularidades y en blanqueo de capitales de Oriente Próximo.
    En este caso, además del Comité interno, algo que debería ser de obligado cumplimiento en los colegios profesionales afectados, incluido el de abogados, que no mencionas, sería fundamental la obligación por parte de estos mismos colegios de dar formación y, sobretodo, la obligación de hacer un curso recordatorio cada determinado tiempo a sus colegiados.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente José Luis. La formación anual es obligatoria según la Ley 10/2010, y los colegios profesionales deberían preocuparse más de este tema, pero salvo el de Notarios y el de Registradores de la propiedad, parece que los demás hacen algo, pero no lo suficiente.
    Un saludo
    Gregorio Labatut Serer

    ResponderEliminar
  3. Al igual que Jose Luis Villar, he trabajado en instituciones financieras de mi país (República Dominicana) por mas de 20 años y el dilema es que los blanqueadores de capitales están siempre por encima de los organismos reguladores, son creativos y evolucionan a la velocidad de un virus, mientras los protocolos obsoletos demoran las informaciones y limitan la acción de la justicia. pero como dicen quien regula al regulador y quien se hace responsable al momento que los indicadores dan la alerta de una blanqueo de capitales? Es necesario la sinergia de los poderes del estado y voluntad política para enfrentar este mal. Un abrazo y gracia por la opotunidad. Wilfredy Reynoso

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente Wilfredy Antonio. Es cierto todo lo que comentas, por lo tanto, para luchar contra el blanqueo debemos de disponer de una legislación ágil al respecto con capacidad de reacción, y eso es extremadamente difícil.
    Muchas gracias por aportar tu opinión, es muy interesante.
    Un saludo cordial desde España.
    Gregorio

    ResponderEliminar

ADEIT OFRECE FINANCIACIÓN PARA LA REALIZACIÓN DE POSTGRADOS.


La disponibilidad económica no debe ser un obstáculo para acceder a la formación de postgrado. Con este objetivo, la Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València ha llegado a un acuerdo con diferentes entidades bancarias para facilitar la realización de másteres y diplomas propios de la Universitat y que son gestionados desde ADEIT.