Buscar este blog

miércoles, 20 de noviembre de 2013

¿Qué hacemos con los activos por créditos fiscales que tiene la banca nacionalizada?


Llegamos a la conclusión que se podían registrar, pero con mucha prudencia, por el motivo de que se tratan de activos de los cuales no debe caber duda sobre su recuperabilidad en el futuro, y esta recuperabilidad pasa porque la entidad tenga beneficios suficientes para poder compensar estos créditos fiscales.
Hay que recordar que la Audiencia Provincial de Madrid, Sección 28ª, Sentencia de 3 Dic. 2010, rec. 144/2010, calificó un concurso como culpable, por una irregularidad contable relevante que impedía”….. la comprensión de la situación patrimonial o financiera de la empresa e incumplimiento del deber de solicitar la declaración de concurso. Irregularidad consistente en la contabilización, tanto en el activo del balance como efectuando una repercusión en la cuenta de pérdidas y ganancias, de un crédito fiscal en concepto del menor Impuesto sobre Sociedades que se devengaría en el futuro, cuando se consiguieran beneficios suficientes que compensasen la base imponible negativa obtenida en el ejercicio correspondiente”.
Por lo tanto, la aparición en la contabilidad de estos activos fiscales debe ser razonable, y desde luego, si se pone en duda su compensación futura deben desaparecer del balance.
Esto mismo es lo que le ha dicho Basilea III a la banca española.

La banca española tiene contabilizados créditos fiscales en el activo (Deferred Tax Asset) por importe de 50.000 millones de euros, y entonces Basilea III les dice: “Mire oiga, haga lo que quiera, póngalo si quiere en el activo, pero a todos los efectos esos activos descuentan del Patirmonio Neto “core capital” a los efectos del cómputo de la garantía que debe ser del 8%”. Esto es, los créditos fiscales activados no computan a los efectos del Patrimonio neto,  lo cual significa que “de facto” los elimina del balance.
Como consecuencia de esto, ciertas entidades financieras nacionalizadas necesitarían aún más capital para poder cumplir con las exigencias de Basilea III, y como el Gobierno quiere venderlas, sobre todo Caixa Galicia, ¿Qué argucia se le ha ocurrido?, pues ni más ni menos que garantizar (con el dinero de todos) entre 28.500 millones de euros y 30.000 millones estos créditos fiscales en caso de insolvencia. No se llega a los 50.000 millones de euros, pero se salvan 30.000 millones de euros.

 De estas cifras las más favorecidas son:
 - Novagalicia: 3.500 millones de capital fiscal de los 4.500 que tiene ahora
 - Cataluya Banc con 1.174 millones en créditos fiscales que tiene activados
-  Bankia que cuenta con 8.900 millones

 ¿Por qué motivo se hace esto? Pues porque el estado quiere deshacerse de estas entidades, y empieza por Novagalicia que la quiere vender ya.

En definitiva, que Basilea III desconfía de estos activos y los resta para el computo de “core capiral”, y el estado español los suma avalándolo con el dinero de todos.
¿Qué les parece?
Pues que en el caso de nueva insolvencia de estas entidades tendremos que volver a pagar todos. Ya pagamos los que teníamos obligaciones subordinadas y/o preferentes, volvimos a pagar todos por el rescate bancario (40.000 millones de euros), (que por cierto la Troika dice que va todo sobre ruedas), y volveremos a pagar si la cosa se tercia.
La pregunta es, ¿Cuántas veces tendremos que pagar los desmanes de la banca?
Y el crédito a la Pyme sigue bajo mínimos.
Un saludo para todos los amables lectores.

Gregorio Labatut Serer
,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ADEIT OFRECE FINANCIACIÓN PARA LA REALIZACIÓN DE POSTGRADOS.


La disponibilidad económica no debe ser un obstáculo para acceder a la formación de postgrado. Con este objetivo, la Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València ha llegado a un acuerdo con diferentes entidades bancarias para facilitar la realización de másteres y diplomas propios de la Universitat y que son gestionados desde ADEIT.