Buscar este blog

martes, 11 de marzo de 2014

Ventajas fiscales de la recapitalización de deudas.


En un post posterior titulado “Modificación de la Ley Concursal mediante el Real Decreto Ley 4/2014 de medidas urgentes en materia de refinanciación y reestructuración de la deuda empresarial”, pusimos de manifiesto la modificación de la Ley concursal Ley 22/2003, de 9 de julio, mediante el Real Decreto Ley 4/2014 se produce como consecuencia de facilitar la refinanciación de las deudas mediante una capitalización de las mismas (recapitalización), de este modo, las empresas que puedan resultar viables conseguirán una estructura financiera más adecuada, al convertir parte de las deudas en capital social.

En el post citado poníamos de manifiesto que en caso de concurso, el socio que se hubiesen negado sin causa razonable a la capitalización de créditos o una emisión de valores o instrumentos convertibles, frustrando de este modo la consecución de un acuerdo de refinanciación, responderá con su patrimonio de las deudas societarias no satisfechas en el concurso.

Ahora vamos a poner de manifiesto algunas ventajas fiscales que el Real Decreto Ley 4/2014 confiere a la recapitalización de deudas.

Con relación al impuesto de sociedades, la disposición final segunda del Real Decreto Ley 4/2014, con efectos para los períodos impositivos que se inicien a partir de 1 de enero de 2014, se introducen las siguientes modificaciones en el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, aprobado por el Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo:

Artículo 15  Reglas de valoración: regla general y reglas especiales en los supuestos de transmisiones lucrativas y societarias, se añade el siguiente párrafo al punto 1: «Las operaciones de aumento de capital por compensación de créditos se valorarán fiscalmente por el importe de dicho aumento desde el punto de vista mercantil, con independencia de cuál sea la valoración contable.»

Esto significa que en estos casos de recapitalización de deudas, no se aflorará fiscalmente ningún resultado, surgiendo de este modo una diferencia permanente con el criterio contable que establece que la diferencia entre el valor contable del pasivo y su valor razonable se registre en cuentas de resultados. En caso de empresas en concurso, normalmente el valor razonable del pasivo es inferior a su valor contable, por lo que surge una diferencia positiva (resultado positivo para la empresa). En esta línea se pronuncia el ICAC consulta núm. 5 BOICAC  79/septiembre de 2009, que indica: “La diferencia entre el importe por el que se encontraba contabilizado el pasivo dado de baja y este incremento de los fondos propios, se reconocerá como un ingreso en la cuenta de pérdidas y ganancias”. Pues bien, este resultado positivo no tributará.

Veamos un ejemplo:

Supongamos la sociedad limitada X. Ésta sociedad tiene una deudas a largo plazo con entidades de crédito, otorgado por el Banco J por un importe de 600.000 euros.

Ante las dificultades financieras que atraviesa la sociedad limitada X, se llega a un acuerdo con el Banco J para cancelar dicho préstamo, acordándose una rebaja en un 5 % de su importe al realizar una recapitalización de la deuda. Este acuerdo es ratificado por el Banco J, que acepta el mismo y por todos los socios de la Sociedad limitada X.

Desde el punto de vista de la SOCIEDAD X, se trata de una ampliación de capital por compensación de créditos, por lo que la ampliación de capital se producirá con cargo a las deuda contraída, por el valor registrado en la Sociedad A: 600.000 x 95 % = 570.000 euros que es el importe realmente satisfecho a la entidad de crédito, mientras que la rebaja conseguida por la sociedad A (600.000 x 5 % = 30.000 euros), se considerará ingresos del ejercicio.

600.000
 
 
 
170
 
 
 
Deudas a largo plazo con entidades de crédito
a
a
Capital social
Ingresos excepcionales
100
778
570.000
  30.000

 
Pues bien, desde el punto de vista fiscal, este ingreso por 30.000 euros no tributará produciéndose una diferencia permanente con respecto a la contabilidad.

 

Artículo 15  Reglas de valoración: regla general y reglas especiales en los supuestos de transmisiones lucrativas y societarias, se modifica el siguiente párrafo al punto 2b:

2. Se valorarán por su valor normal de mercado los siguientes elementos patrimoniales:

  • ……..
  • «b) Los aportados a entidades y los valores recibidos en contraprestación, salvo en el supuesto previsto en el último párrafo del apartado anterior.»

3. Se modifica el primer párrafo del apartado 3 del artículo 15, que queda redactado de la siguiente forma:

«3. En los supuestos previstos en los párrafos a), b), c) y d), la entidad transmitente integrará en su base imponible la diferencia entre el valor normal de mercado de los elementos transmitidos y su valor contable. No obstante, en el supuesto de aumento de capital por compensación de créditos, la entidad transmitente integrará en su base imponible la diferencia entre el importe del aumento de capital, en la proporción que le corresponda, y el valor fiscal del crédito capitalizado.»

Esto significa que en la contabilidad del acreedor, no se valorará la participación recibida a su valor de mercado, sino por el valor de dicho aumento de capital desde el punto de vista mercantil, pudiendo surgir una diferencia positiva en el caso de que la deuda se haya registrado por un importe inferior. En nuestra opinión este caso solamente se produciría si el acreedor hubiera adquirido esta deuda a su propietario por un importe inferior a su valor inicial.

 

Artículo 19  Imputación temporal. Inscripción contable de ingresos y gastos. Se añade un nuevo apartado, apartado 14 a dicho artículo, y se indica lo siguiente:

«14. El ingreso correspondiente al registro contable de quitas y esperas consecuencia de la aplicación de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, se imputará en la base imponible del deudor a medida que proceda registrar con posterioridad gastos financieros derivados de la misma deuda y hasta el límite del citado ingreso.

No obstante, en el supuesto de que el importe del ingreso a que se refiere el párrafo anterior sea superior al importe total de gastos financieros pendientes de registrar, derivados de la misma deuda, la imputación de aquel en la base imponible se realizará proporcionalmente a los gastos financieros registrados en cada período impositivo respecto de los gastos financieros totales pendientes de registrar derivados de la misma deuda.»

Esto se produce como consecuencia de que contablemente las diferencias que se puede producir por “quitas y esperas” se imputan al ejercicio en el que se aprueben, siempre  que la variación de la deuda que tengan condiciones sustancialmente diferentes, (cuando la variación haya sido superior al 10 %). En este sentido se pronuncia la Norma de Registro y Valoración (NRV) 9ª, punto 3.5: “Baja de pasivos financieros, y la consulta núm. 1 publicada en el BOICAC 76.

Todo esto provocaba el reconocimiento de beneficios en la sociedad en concurso que se atribuían al año en el que se producía el convenio de acreedores.  Pues bien, a partir del 1 de enero de 2014, fiscalmente no se reconocerá en el ejercicio del convenio este resultado positivo, sino que se pospone para los años siguientes proporcionalmente al registro de los ingresos financieros que produzca la nueva deuda. Esto significa que surge una nueva diferencia temporaria negativa entre la contabilidad y la fiscalidad, de modo que en el primer año no se reconoce los beneficios fiscal, posponiendo el mismo para años siguientes, lo que hará aparecer un “pasivos por diferencias temporarias imponibles”.

Pondremos un ejemplo de esto en un post posterior.

Hay que recordar que a partir del 1 de enero de 2013 la Ley 16/2013, de 29 de octubre de 2013, prorrogó durante los ejercicios 2014 y 2015 la limitación de compensación de bases imponibles negativas, peor a partir del 1 de enero de 2013 no se aplicaría la misma al caso de empresas en concurso.

Finalmente en cuanto al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, la Disposición final tercera, modifica el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre.

Se modifica el número 19 de la letra B) del apartado I del artículo 45 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre, que queda redactado de la siguiente forma:

«19. Las escrituras que contengan quitas o minoraciones de las cuantías de préstamos, créditos u otras obligaciones del deudor que se incluyan en los acuerdos de refinanciación o en los acuerdos extrajudiciales de pago establecidos en la Ley Concursal, siempre que, en todos los casos, el sujeto pasivo sea el deudor. »

Un saludo para todos los amables lectores.

Gregorio Labatut Serer

Director de las siguientes Jornadas:

-        Jornada on line de formación sobre Normas Internacionales de Auditoría Primera Parte. Homologada por el ICAC como formación obligatoria auditores de cuentas. http://av.adeituv.es/av/info/index.php?codigo=jornada-nia-1

Títulos Propios de la Universidad de Valencia curso 2014-2015. On line (a distancia):

-        Diploma en Auditoría de Cuentas. Homologado por el ICAC. On line. Matrícula en: http://xurl.es/jmwmn

-        Diploma Especialización profesional universitario en Experto Contable. Homologado por el ICAC. On line. Matricula en: http://xurl.es/p6kl1

-        Diploma Especialización profesional Universitario en Gestión Financiera y Contable de la Pyme. On line. Matricula en: http://xurl.es/msjoz
 
 

 
,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ADEIT OFRECE FINANCIACIÓN PARA LA REALIZACIÓN DE POSTGRADOS.


La disponibilidad económica no debe ser un obstáculo para acceder a la formación de postgrado. Con este objetivo, la Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València ha llegado a un acuerdo con diferentes entidades bancarias para facilitar la realización de másteres y diplomas propios de la Universitat y que son gestionados desde ADEIT.