Buscar este blog

lunes, 1 de julio de 2013

Cada vez se exige más prudencia a las cuentas de la banca, ¿por qué será?

Pues parece ser que significa lo siguiente, como sabemos en los casos en los que una empresa haya tenido bases imponibles negativas (pérdidas fiscales) en ejercicios anteriores, el Plan General de Contabilidad, y también la circular 4/2004 del Banco de España (norma contable para las entidades de crédito), permiten registrar en el activo del balance el 30 % (tipo impositivo del impuesto sobre sociedades) de estas pérdidas fiscales, que se compensaran en un futuro (en España durante los 18 años siguientes).
Por ejemplo, si la entidad tiene unas bases imponibles negativas de 100.000 euros, se permite contabilizar en el activo 30.000 (30% sobre 100.000), con abono al resultado del ejercicio, y en consecuencia, con una repercusión positiva en el Patrimonio Neto.
Esta forma de registrar la contabilidad se denomina “método del efecto impositivo”, y se trata de reconocer el efecto fiscal de la pérdida en el ejercicio que surge la misma, pero claro, tiene una limitación, y es que este ahorro fiscal ahora reconocido, pueda ser compensado en un futuro mediante la obtención de beneficios durante los 18 años siguientes. Quiere esto decir que se puede contabilizar este ahorro fiscal en el año que surja la pérdida, pero siempre y cuando no exista duda razonable de que la entidad pueda compensárselo durante los 18 años siguientes. Porque de lo contrario, no se registrará este ahorro fiscal cuando surja la pérdida, sino cuando se compense.
Este criterio se sigue para las entidades de crédito y también para todas las empresas según el Plan General de Contabilidad. Dicho sea de paso, es una cuestión muy debatida por los auditores de cuntas.
Pues bien, en el caso de las entidades de crédito, el acuerdo de Basilea III termina con este criterio, e imponte el criterio más conservador de no reconocer estos activos por créditos por pérdidas fiscales cuando surjan, sino cuando se compensen, lo que va a suponer para la banca un impacto, según cincodias.com de 50.000 millones de euros. Cito textualmente: “La aplicación de la nueva directiva, que entrará en vigor en 2014, restará al capital del sistema financiero alrededor de 50.000 millones de euros en 10 años. De ellos, 46.000 millones corresponden a las entidades cotizadas”.
¡Lo que les faltaba a los bancos para acabar ya por no dar ni un crédito ni medio¡.
Ahora bien, parece ser que el Gobierno y el Sr. Montoro se han percatado de este problema y, “Al final la banca española lo va a conseguir. Hacienda y el Banco de España ultiman una norma fiscal que suavice el efecto por no poder computar como recursos propios los activos fiscales. España redactará una norma muy similar a la que aplica Italia desde 2011 y que compensa el efecto negativo que supone para la banca no poder sumar como capital como hasta ahora los activos por impuestos diferidos que dependen de beneficios futuros”
Parece ser que la norma va a ir por la vía de diferir este efecto durante los 10 próximos años, “La nueva regulación de Basilea III no se implantará al 100% hasta dentro de 10 años, por lo que los bancos restarán cada año de su core capital el 10% de sus activos fiscales diferidos a partir del próximo ejercicio”.
Por cierto “core capital”, significa Patrimonio Neto.
¡Respiro para la banca¡.
Un saludo cordial para todos los amables lectores.

Gregorio Labatut Serer
,

1 comentario:

  1. Hola soy Ana de Blogginup.com.

    Blogginup es una pagina web que permite seguir contenido de los blogs que mas te gustan de la forma mas sencilla.
    Así se favorece el tráfico a los blogs.
    De esta forma los usuario pueden seguir tu contenido y ordenarlo como mas le convenga, marcando los post con etiquetas.
    Mediante los botones sociales de Facebook,Twitter,Pinterest y Google+ las entradas obtienen mayor repercusión.


    Te invito a entrar y añadir tu blog en menos de 1 minuto.

    http://www.youtube.com/watch?v=Lgt0R4xhj48

    blogginup.com

    Besos!

    ResponderEliminar

ADEIT OFRECE FINANCIACIÓN PARA LA REALIZACIÓN DE POSTGRADOS.


La disponibilidad económica no debe ser un obstáculo para acceder a la formación de postgrado. Con este objetivo, la Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València ha llegado a un acuerdo con diferentes entidades bancarias para facilitar la realización de másteres y diplomas propios de la Universitat y que son gestionados desde ADEIT.