Buscar este blog

lunes, 27 de junio de 2011

120, 110, 120…… ¿cuánto nos cuesta ésto?

Sorprendentemente me desayuné el sábado pasado con la noticia de que en el consejo de ministros del viernes, tras un duro debate, se aprobó que en el mes de julio podremos circular por nuestras autovías como máximo, otra vez, a 120 km/hora.





Hace escasamente cuatro meses se nos convenció de que lo mejor sería que se limitase la velocidad en nuestras autopistas y autovías a 110 km/hora, porque ello reportaría ahorros al consumo de carburante. Para conseguir este hipotético ahorro se tuvo que hacer frente a un coste, del cual nadie nos ha informado, coste en mano de obra, materiales, ajuste de radares, etc, para cambiar en un día todas las señales de tráfico de España (más de 6.000 señales en tosa España), de modo que se limitara la velocidad a los 110 km/hora.
Todo aquello tuvo un coste para conseguir un hipotético ahorro. Ahora parece ser que el ahorro no es tal, y se vuelve otra vez a hacer frente al mismo coste, para volver a cambiar todas, todas las señales de España limitando la velocidad a 120 km/hora, otra vez.
¿A que estamos jugando?. Ha bajado el precio del barril de petróleo, pero sin embargo esto apenas se ha notado en las gasolineras, yo por lo menos no lo he percibido, por ello, me pregunto ¿hace cuatro meses era bueno los 110, y ahora no?, ¿es bueno ahora los 120 que no lo era hace tres meses?
Sres. dirigentes del país, hay que ser buenos gestores, un buen gestor, siempre antes de tomar una decisión piensa en el binomio coste/beneficio. Esto significa que antes de tomar una decisión hay que sopesar cual es coste de tomarla y cuál es el beneficio obtenido a cambio, para ver si compensa poner en práctica la decisión o no.
Máxime cuando ese gasto (que vamos a tener por partida doble) lo tenemos que financiar en los mercados. Mercados que cada vez desconfían más de nosotros. Hoy mismo se ha vuelto a disparar la prima de riesgo del bono español con respecto al alemán que se acerca a los 300 puntos básicos. Esto significa que cada vez nos cuesta más cada euro que nos gastamos y que no tenemos, y por lo tanto,  tenemos que pedirlo a los mercados.
Esto es como aquella familia que está muy endeuda con los bancos, tiene problemas para refinanciar la deuda, y encima está pensado en cambiar el color del pasillo de su casa, para dentro de tres meses volver a pintarlo del mismo color que lo tenía antes. ¡Es de locos¡

Si seguimos por ese camino, Grecia cada vez queda más cerca.

 Un saludo cordial para todos

Gregorio Labatut Serer
,

4 comentarios:

  1. Un antiguo proverbio dice “Si no cambias de dirección, acabaras en el lugar exacto al que te diriges” y nosotros nos dirigimos a 300 por hora hacía el precipicio.

    En este post te dejo la señal de a donde nos dirigimos.

    http://lacrisisdelcapitalismo.blogspot.com/2011/06/el-cambio-de-paradigma-de-nuestro.html

    ResponderEliminar
  2. De completo acuerdo contigo José Ramon, he leido tu post y coincido totalmente contigo.
    Un saludo cordial
    Gregorio Labatut

    ResponderEliminar
  3. Espero no molestar con mi comentario, si así fuera, pido disculpas por ademantado.


    Creo que los que os dedicais a la contabilidad, solo veis las soluciones a partir de los numeros, personalmente pienso que los numeros solo son el broche final de algo préviamente bien hecho, ese algo inevitablemente es la verdadera raiz del problema, y la que se debe atajar si no es la correcta, porque los numeros siempre estarán ahí, para lo bien hecho y lo mal hecho, y cuando algo está mal hecho, los numeros no lo arreglaran. Sin duda alguna, el gobierno no pensó en ese hipotético ahorro de gasolina, eso solo fue el pretexto, incluso Zapatero llegó a decir, !!esque así muere menos gente!!. (!por Díos, cuanta demagogía!). A ellos nunca les importó ese resultado de cuentas entre inversión en carteles y ahorro de gasolina, es más, supongo que jamás pensaron en ello. Incluso ese catastrófico resultado habría sido un triunfo para ellos de no haberse equivocado en otra cosa, que era el verdadero interés para ellos, es decir, el aumento de las multas, cosa que no ocurrió, extrañamente la gente se "sublevó", todos levantamos el pie del acelerador, y el tiro les salió por la culata.
    Esto demuestra que el mál resultado de todo esto, no fue en los numeros, sino en la hipocresía, esa fue la que les cegó. Luego la raiz de lo problemas económicos, o los fracasos políticos, no siempre está en los numeros; si se hubieran regido por la honestidad, no tratando de saquear a nadie mediante esas sucias multas, no habrían metido la pata en terminos absoluto-económicos. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Estimado Salvador. No, no nos ha molestado en absoluto tu punto de vista. Agradezco que lo hayas comentado, pues como tú bien dices, nosotros los contables lo medimos todo en términos económicos, y no me habia parado a pensar en lo que tú comentas. Pero si ciertamente, se esperaba un aumento de multas con la medida, les "ha salido el tiro por la culata".
    Gracias por tu comentario y un saludo cordial
    Gregorio Labatut Serer

    ResponderEliminar

ADEIT OFRECE FINANCIACIÓN PARA LA REALIZACIÓN DE POSTGRADOS.


La disponibilidad económica no debe ser un obstáculo para acceder a la formación de postgrado. Con este objetivo, la Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València ha llegado a un acuerdo con diferentes entidades bancarias para facilitar la realización de másteres y diplomas propios de la Universitat y que son gestionados desde ADEIT.